Casta parasitaria • Castaparasitaria: 12-abr-2010

RAJOY COMPROMETE SU PRIMERA ENTREVISTA COMO PRESIDENTE
CON LA PERIODISTA MAGDALENA DEL AMO:
“ Cuando sea Presidente de Gobierno tendrá usted la primera entrevista como Presidente del Gobierno. ”
(16 de junio de 2005. Véase minuto 16:20 y ss. de la entrevista).

Páginas del Blog

12 de abril de 2010

El pacto de los corruptos, según Fernando Jáuregui (I)

-

-Por Roberto Malestar

Era viernes de pasión: Viernes Santo, de toda la vida en España; aunque a Nacho Chupatetas, Nacho requeteamamantado en el laico turno de la nueva y corrupta Restauración, le disguste que la heroica y gloriosa legión española marque el paso de Semana Santa bajo un Cristo yacente. También, que los cargos públicos, cuyos salarios —según advierte— él sufraga, desfilen en procesional comparsa, y sobre todo, que la legión española, “con su tradición golpista”, se implique en estos desfiles de cristianos. Ello, aunque la legión española no sea ni más ni menos golpista que el autodenominado Partido Socialista “Obrero” “Español”: el PSOE de las JONS (Juntas de Ofensiva Neocon Socialistas, por si acaso: los titiriteros de la ceja —que no los miserables descejados de la cabra—, los tedibautistas del Ministerio Tarifario de la SGAE, los del pingüe asociacionismo guerracivilista, las cerolas en flor de sazón, los medios del presente Régimen con dirigentes del otro, siempre cara al sol que más calienta, etc.), a favor de quien Nacho el Progre, hoy cursor de procesiones, hace campaña día tras día, de manera sistemática y denodada, procurando siempre, al mismo tiempo, meterles, al PP y a la Iglesia, el resuello en el cuerpo. Ni por ideología ni por amor social, qué va; antes bien, por la grasilla del jamón, y porque, como dice José Martínez Soler –incondicional de Nacho y su papá—, “se nos ve el plumero”. Desde luego: «El verdadero amor se ahogó en la sopa. La panza es reina y el dinero Dios.»

Era viernes de pasión, efectivamente, cuando el nazareno virtual de sí mismo Fernando Jáuregui hizo desfilar ante nosotros la dramática procesión de sus tragicómicos pasos; una imaginería de flagelos inconfesables y reparadores ungüentos ante la crónica podredumbre política de España. Su confusa y contradictoria procesión mental, la procesión del Santo Pacto: Un pacto que es un parto (de los montes), es decir, el propio parto del articulista, antepuesto al “de los montes”. Por no decir, también, su personalísima parida.
Seguir leyendo...