Casta parasitaria • Castaparasitaria: 05-may-2011

RAJOY COMPROMETE SU PRIMERA ENTREVISTA COMO PRESIDENTE
CON LA PERIODISTA MAGDALENA DEL AMO:
“ Cuando sea Presidente de Gobierno tendrá usted la primera entrevista como Presidente del Gobierno. ”
(16 de junio de 2005. Véase minuto 16:20 y ss. de la entrevista).

Páginas del Blog

5 de mayo de 2011

Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (IV)

-

-Por Roberto Malestar

(Cfr. «Sobre los dos PSOEs y la «Carta ética de la Internacional Socialista» (III)»)

DE CÓMO BAÑARSE Y CÓMO NO BAÑARSE EN EL RÍO DE LOS PARADOS
Ahora bien, con la definición misma —Internet como gran periódico del universo humano— va de suyo, por otro lado, lo que sin exclusión comprende su cotidianidad como medio de comunicación susceptible de ser utilizado planetariamente por cantidades fabulosas de usuarios. Unos en calidad de receptores, otros de comunicadores, no pocos a horcajadas de ambas calidades. Así, en un sistema democrático, poder recibir lo comunicado, además de poder comunicar cualquiera a su vez, no parece materia discutible más allá de los límites impuestos por la Ley. Y sin embargo, no basta ni con lo uno ni con lo otro, con el mero informar y el mero permanecer informado en el robótico feedback de los contenidos transeúntes por la red; ese feedback tan alejado del río del lógos que Platón reputó a Heráclito en su Cratilo.

Una información contradictoria no puede, ni debe racionalmente corresponder a un mismo factum; para lo que aquí se dilucida, a un mismo hecho o contenido informativo; por ejemplo, al hecho de «los parados», sustentado, como tal hecho informativo, en el correspondiente drama social: el de los parados. Lo cual, por descontado, vale para cualquier medio de información. No solo, pues, para Internet, si bien éste, aquí, es el medio que hace al caso por cuanto se viene diciendo. De manera que, en esta realísima tesitura, no puede ser que los parados sean a un mismo tiempo víctimas y cómplices, como contradictoriamente se pretende; lo primero en la dramática realidad, lo segundo en el perverso imaginario de políticos despreciables que, no pudiendo ser en modo alguno cómplices de sus propias víctimas —menos todavía éstas de los perpetradores de su hundimiento social— pretenden, sin embargo, ocultar y diluir su responsabilidad criminal en una repugnante asociación de contradictorias apariencias. ¿Criminal, o política? He dicho perfectamente lo que he querido decir: criminal, porque más allá de los derechos positivos —pro domo sua— de los Estados, la responsabilidad del hambre y la miseria no puede ser meramente política, como no pocos estafadores de la vida pública desean en España; es decir, res nullius y, como tal, la insultante responsabilidad ninguna de quienes ningunean a su propio pueblo legislatura tras legislatura.
Seguir leyendo...